This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners TITW- Spanish Banners TITW- Spanish

Un deseo santo de aprender

25 de enero del 2022 | Proverbios 1:1–9

En su ensayo de 1644 “Of Educación” (De educación), el poeta inglés John Milton explicó el propósito de aprender desde una perspectiva cristiana: “El fin, entonces, del aprendizaje es reparar las ruinas de nuestros primeros padres recuperando el conocimiento de Dios correctamente, y como resultado de ese conocimiento amarlo, imitarlo, ser como Él, lo más cercano que podamos, al poseer nuestra alma de la verdadera virtud, que, unida a la gracia celestial de la fe, constituye la máxima perfección”.

La piedad es tanto nuestra motivación como nuestro propósito de aprendizaje y sabiduría. Siendo así, no debemos perseguirla como un deber agotador, sino como un deseo vital, en el mismo sentido en que tenemos “hambre y sed de justicia” (Mateo 5:6). Pero los pecados como el orgullo y la pereza se interponen en el camino.

Entonces, ¿por dónde empezar? “El temor del SEÑOR es el principio del conocimiento” (Proverbios 1:7). ¿Por qué? Porque Dios es el Creador. ¡Él lo hizo todo! Eso lo convierte en la fuente de todo conocimiento. Por lo tanto, una relación correcta con Él es la clave para todo aprendizaje, así como la piedad es la motivación y el verdadero propósito de todo aprendizaje. Eso es bastante diferente de las concepciones meramente humanas del aprendizaje y la educación, que tienden a centrarse en el trabajo, el estatus social y la seguridad financiera.

¿Qué más entendemos sobre el aprendizaje en estos versículos iniciales de Proverbios? Vemos que el aprendizaje y la sabiduría son la base de otras virtudes, entre ellas la prudencia, la rectitud, la justicia y la discreción (vv. 3–4). También vemos que el aprendizaje es continuo: los sabios siempre buscan escuchar y agregar sabiduría (v. 5). Nunca han “arribado”. De esta manera, la sabiduría se distingue de la necedad y la inmadurez (v. 7). Finalmente, nuestra primera fuente de aprendizaje son nuestros padres y, por lo tanto, deben ser honrados (vv. 8–9).

  • Se nos manda amar a Dios con todo nuestro corazón y nuestra mente (Lucas 10:27). Por supuesto, el aprendizaje piadoso involucra más que nuestra propia mente, pero ciertamente no menos. Aprender es amar agregando a ello la obediencia.

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Enero | Hoy en la palabra

D L M M J V S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
< Diciembre 31 Febrero 1>