This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners TITW- Spanish Banners TITW- Spanish

Fallar en aprender

18 de enero del 2022 | Ezequiel 33:27–33

Los cristianos a menudo definen el éxito en términos de números: cuántas personas se convirtieron, cuántas iglesias plantaron, cuántos miembros de la iglesia asistieron, cuánto dinero se recaudó, etc. Entonces, ¿responderías a una publicación de trabajo como esta? “Se busca: Persona que hable en nombre del Señor. Todo el contenido será proporcionado. Fracaso garantizado: nadie responderá correctamente”.

El trabajo, por supuesto, era “profeta del Antiguo Testamento”. Dios envió a Ezequiel a los israelitas exiliados (v. 33). Uno pensaría que habiendo experimentado ya el juicio de Dios (la conquista de Babilonia) habrían estado ansiosos por escuchar y obedecer. En cambio, “oyeron” como si el profeta fuera un cantante entretenido (v. 32), luego se fueron e hicieron lo que quisieron. Sus bocas decían las palabras correctas, pero sus corazones estaban en el lugar equivocado (v. 31). Fracasaron por completo en poner en práctica las palabras de Dios (véanse los días 9 y 10).

¿Por qué no lo hicieron? No tomaron el pecado en serio. Las “actos detestables” que habían hecho fueron la razón de la caída de Jerusalén y su exilio (vv. 27–29). Podemos inferir que no tomaron el pecado en serio porque no tomaron la Ley en serio. Moisés había enseñado repetidamente que guardar el pacto de Dios conduciría a la bendición y que romperlo conduciría al juicio (ver, por ejemplo, Levítico 26:14–45). Debido a que no tomaron en serio el pecado o la Ley, también ignoraron al profeta de Dios. Parece que estaban presumiendo de la misericordia de Dios y esperaban que su castigo terminara pronto. Como resultado, hipócritamente “oyeron” a Ezequiel mientras se enfocaban no en el pecado y el arrepentimiento sino en la “ganancia injusta” o para su propio beneficio (v. 31).

Aunque Dios sabía que la gente no respondería correctamente, el ministerio de Ezequiel no fue un fracaso. Dios, cuyas normas son diferentes a las nuestras, lo consideró un éxito debido a la fiel obediencia del profeta.

  • ¿Cuánto de tu autoestima obtienes de tu éxito terrenal? Hoy en día es difícil escapar de este énfasis en nuestra cultura. Recuerda, sin embargo, que Dios ve las cosas de manera diferente.

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Enero | Hoy en la palabra

D L M M J V S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
< Diciembre 31 Febrero 1>