This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy En La Palabra TITW-Spanish, Hoy En La Palabra

Jesucristo, promesa cumplida

8 de diciembre del 2021 | Lucas 24:13–34

Imagínese que estaba cerca de la ciudad de Nueva York el 12 de septiembre de 2001. Mientras caminaba por un parque con un amigo, alguien se acercó y preguntó de qué estaban hablando los dos. Respondiste: "Todo lo que acaba de pasar". El extraño exclamó: "¿Qué pasó?" Sería difícil imaginar a alguien en Nueva York o en toda la nación que no se hubiera enterado del ataque terrorista.

Una situación similar ocurrió en la lectura de hoy. Dos de los discípulos de Jesucristo estaban hablando de los eventos del fin de semana de Pascua cuando Jesucristo se unió a ellos. Los discípulos no reconocieron a Jesucristo y trataron de explicarle lo que acababa de ocurrir. En este conmovedor relato, Lucas nos presenta dos perspectivas sobre la muerte de Jesucristo. Claramente, los discípulos vieron la muerte de Jesucristo como un evento trágico. Lo percibieron como una víctima que había sido traicionada por su propio pueblo. Los “principales sacerdotes” y los “gobernantes” entregaron a Jesucristo a los romanos para que lo crucificaran (v. 20). Se lamentaron, "pero esperábamos que él era el que iba a redimir a Israel” (v. 21).

Creían que, si Jesucristo hubiera sido el Mesías, habría liderado a Israel en la batalla contra los romanos y los habría derrotado, no habría sido crucificado por ellos. Estaban preocupados por los informes de que el cuerpo de Jesucristo había desaparecido y que un ángel les había dicho a algunas mujeres que Jesucristo estaba vivo (vv. 22–23). Claramente, no estaban seguros de qué hacer con este testimonio.

Jesucristo les presentó una perspectiva diferente. Suavemente reprendió a los discípulos: “¡Qué torpes son ustedes, y qué tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas!” (v. 25). Luego, les mostró cómo el Antiguo Testamento enseñaba que el Mesías sufriría primero y luego entraría en Su gloria (v. 26).

  • ¿Alguna vez has tenido dudas acerca de Dios? La muerte y resurrección de Jesucristo son prueba de que Dios cumple sus promesas. Jesucristo es el Hijo, profeta, sacerdote, rey y siervo sufriente prometido por Dios. Debido a la muerte de Jesucristo, la redención está disponible para todos los que creen.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Diciembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Noviembre 30 Enero 1>