This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy En La Palabra TITW-Spanish, Hoy En La Palabra

Jesucristo, sacerdote prometido

5 de diciembre del 2021 | Hebreos 4:14–5:10

En el antiguo Israel, el sacerdote ocupaba un puesto de gran estima. Solo el sacerdote podía tocar las cosas santas. El sacerdote vestía ropa especial. Y el sumo sacerdote era el único al que se le permitía entrar en el Lugar Santísimo, el santuario interior del tabernáculo o templo. Pero tan importante como era esta posición, era solo una sombra de lo que vendría a través de Jesucristo.

El libro de Hebreos fue escrito para un grupo de judíos cristianos que estaban sufriendo por su fe. Debido a esto, muchos estaban contemplando volver al judaísmo e incluso abandonar por completo su fe en Jesucristo. Para animarlos a mantener el rumbo, el autor de Hebreos muestra cómo Jesucristo no solo cumplió sus expectativas, sino que las superó.

Primero, Jesucristo es nuestro “gran sumo sacerdote” (Hebreos 4:14). Uno de los trabajos principales del sumo sacerdote era ofrecer "ofrendas y sacrificios por los pecados" (5:1). El problema con los sacrificios en el Antiguo Testamento era que nunca eran permanentes. Tenían que ser ofrecidos año tras año (10:1). Estos sacrificios apuntaban hacia lo que sería un sacrificio final y mucho mayor. Jesucristo ofreció su propia carne y sangre, un sacrificio que sería bueno para siempre (10:10–12).

En segundo lugar, Jesucristo cumplió el papel de sacerdote al hacer oraciones y peticiones por la gente. A diferencia de los sacerdotes terrenales, Jesucristo tiene acceso completo a Dios Padre. Él “subió al cielo” y está sentado a la diestra del Padre (4:14). Además, comprende perfectamente nuestras debilidades humanas y puede representarnos bien al Padre (4:15). Él ora regularmente por nosotros como el representante perfecto (7:25). Jesucristo es el cumplimiento de todo lo que anticipó el oficio de sumo sacerdote.

  • A veces nos desanimamos por nuestra incapacidad de seguir fielmente a Dios. Debemos consolarnos al saber que tenemos un sacerdote perfecto, Jesucristo, que ofreció el máximo sacrificio por nuestro pecado, que se compadece de nuestra debilidad y que intercede por nosotros ante el Padre.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Diciembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Noviembre 30 Enero 1>