This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy En La Palabra TITW-Spanish, Hoy En La Palabra

Jesucristo, Hijo prometido

3 de diciembre del 2021 | Mateo 1:17–25

Dios a menudo le ha pedido a la gente que actúe sobre verdades que son difíciles de creer. Por ejemplo, Noé fue llamado a construir un barco enorme en tierra firme. Gedeón debía despedir al 97 por ciento de su ejército justo antes de una batalla importante. Josué iba a encabezar una carga contra una ciudad fortificada usando solo trompetas y gritos. Pero en cada caso, Dios hizo algo significativo. Todo lo que pidió a sus seguidores fue que confiaran en sus promesas.

José se encontró en una situación similar. Cuando descubrió que María estaba embarazada, el Señor se le apareció en un sueño. Su hijo fue concebido milagrosamente “del Espíritu Santo” (v. 20). Su nombre sería “Jesucristo”, que en hebreo significa “¡el SEÑOR salva!” (v. 21).

El libro de Mateo deja en claro que Jesucristo era el Mesías prometido (1:1, 17, 18). Para el pueblo judío en el primer siglo, se esperaba que el Mesías fuera un guerrero, alguien que los liberaría de la opresión romana. Sin embargo, el ángel aclara que Jesucristo venía a salvar “a su pueblo de sus pecados” (v. 21). En el Antiguo Testamento, Dios prometió que “Él mismo redimirá a Israel de todos sus pecados” (Salmos 130:8). Su Hijo cumpliría esta promesa.

El nacimiento de Jesucristo cumplió la profecía. Este niño nacería de una virgen (Isaías 7:14) y sería llamado “Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isaías 9:6–7). Sería un descendiente de David que recibiría el poder del Espíritu de Dios y establecería un reino justo (Isaías 11:1–9). Jesucristo era Emanuel, que significa “Dios con nosotros” (Mateo 1:23).

  • Las palabras pronunciadas por el profeta Isaías, unos 700 años antes del nacimiento de Jesucristo, ¡predijeron claramente su llegada! Dios cumplió esta importantísima promesa que nos ofrece vida y esperanza hoy. No puedes aceptar mejor regalo que Jesucristo. El único Hijo de Dios nació para que pudieras vivir. ¡Vuélvete a Él para salvación hoy!

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Diciembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Noviembre 30 Enero 1>