This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy En La Palabra TITW-Spanish, Hoy En La Palabra

Justificados por Jesucristo

17 de diciembre del 2021 | Gálatas 2:11–21

Imagínate lo que sucedería si el apóstol Pedro viniera a visitar tu iglesia. Pedro fue uno de los doce discípulos originales que caminaron junto a Jesucristo durante Su ministerio terrenal.

¡Seguramente, la llegada de Pedro llamaría mucho la atención!

Eso es exactamente lo que sucedió cuando Pedro visitó la iglesia en Antioquía, un centro importante del movimiento cristiano primitivo. Fue en Antioquía donde a los seguidores de Jesucristo se les llamó por primera vez “cristianos” (Hechos 11:26). La iglesia también tenía la costumbre de que los judíos comieran con los gentiles. En el mundo antiguo, comer con alguien era un poderoso símbolo de aceptación y asociación. Por lo general, los judíos tenían leyes dietéticas estrictas que les impedían tener comunión en la mesa con los gentiles. Pero en Antioquía las cosas fueron diferentes. Judíos y gentiles comieron juntos para simbolizar su unidad en Cristo.

Cuando Pedro llegó por primera vez, se unió a esta práctica. Sin embargo, cuando algunos otros maestros judíos argumentaron que los gentiles tenían que ser circuncidados primero para ser cristianos, Pedro retrocedió. Lo hizo "porque tenía miedo" de su juicio (Gálatas 2:12). Pablo confrontó a Pedro directamente y públicamente porque sabía que el evangelio estaba en juego. No podemos ser justificados ante Dios mediante el cumplimiento de las leyes religiosas, sino solo mediante la fe en Cristo (v. 16). La palabra "justificación" simplemente significa tener una relación correcta con Dios. Una de las razones por las que Cristo vino fue para morir por nuestros pecados para que pudiéramos ser justificados ante Dios. Pablo explicó: “La vida que ahora vivo en el cuerpo, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí” (v. 20).

  • Debido a nuestra identidad con Cristo y Su obra en la cruz, somos justificados ante Dios. ¡Hemos sido declarados inocentes, liberándonos para tener una relación con Él! Cuando volvemos al legalismo, pensando que podemos mantener suficientes reglas para impresionar a Dios, debemos recordar la lección de hoy. Esta relación se dio, no se ganó.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Diciembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Noviembre 30 Enero 1>