This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy En La Palabra TITW-Spanish, Hoy En La Palabra

El amor que conquista la tumba

15 de diciembre del 2021 | Romanos 4:18–25

En 1973, el programa de televisión infantil Barrio Sésamo transmitió la canción "Cree en ti mismo". Desde entonces, ha sido cantada por una serie de celebridades en el programa, desde Ray Charles hasta Michael Bublé. El mensaje es bastante simple: todo es posible si tienes suficiente fe en ti mismo. ¿Pero es eso cierto?

El apóstol Pablo enseñó algo muy diferente. Lo más valioso no es creer en nosotros mismos, sino creer en Dios. Ilustró su punto con la vida de Abraham. Dios prometió que Abraham tendría muchos descendientes, sin embargo, para cuando Abraham cumplió 100 años, no había tenido ni un solo hijo. Aunque parecía imposible, Abraham se negó a renunciar a su fe en la promesa de Dios (v. 19).

Desde una perspectiva humana, el sueño de Abraham y Sara de tener un hijo era imposible. Como nos recuerda Pablo, “su cuerpo estaba como muerto” (v. 19). Pero Dios no estaba limitado por la biología. El Dios que hizo que el universo existiera cumplirá Su promesa. Esa es la esencia de la fe bíblica: creer y vivir como si las promesas de Dios fueran verdaderas (vv. 20–21).

Pablo comparó la fe de Abraham en Dios para hacer lo imposible con nuestra fe en la capacidad de Dios para resucitar a Jesucristo de entre los muertos (vv. 24–25). El plan de redención de Dios se resume en el versículo 25: "Fue entregado a muerte por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación". Uno de los dones que Dios nos ha dado en Cristo es que “resucitó de los muertos a Jesucristo nuestro Señor” (v. 24). La muerte y resurrección de Cristo—ambos eran necesarios para nuestra salvación. Creer en las promesas de Dios tiene consecuencias eternas para nosotros.

  • Lo que uno cree afecta todo lo que uno dice y hace. Hoy ponemos mucho énfasis en creer en nosotros mismos. Pero nuestra fe en Dios debe ocupar el primer lugar. ¡Lo que creemos acerca de Dios nos cambia no solo durante esta vida, sino por la eternidad!

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Diciembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Noviembre 30 Enero 1>