This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy En La Palabra TITW-Spanish, Hoy En La Palabra

El amor de Dios

14 de diciembre del 2021 | Juan 3:1–21

Cuando estaba en la universidad, perdí mi billetera, que contenía mi licencia de conducir, certificado de nacimiento y mi tarjeta de Seguro Social. Descubrí que es difícil reemplazar cualquiera de esos elementos sin los demás. Me pareció extraño tener que demostrar que nací. ¿No era prueba suficiente el hecho de que estaba vivo en ese momento? Por supuesto, el problema era más sobre la identidad que sobre el hecho de mi nacimiento.

En la lectura de hoy, Jesucristo informó a un líder religioso respetado llamado Nicodemo que, si quería "ver el reino de Dios", debía “nacer de nuevo” (v. 3). Jesucristo usó esta sorprendente metáfora para recordar que Nicodemo tenía que ser transformado por el Espíritu de Dios a través de la fe en Él. Nicodemo fue miembro del consejo gobernante judío (v. 1). Seguramente, si Nicodemo tenía que nacer de nuevo, ¡todos los demás también!

Una explicación más completa viene en los versículos 16–17. Dios amó tanto el mundo que envió a su Hijo amado como sacrificio, para que todo el que crea en él tenga la vida eterna. Algunas personas hoy pueden quejarse de que esto es injusto. ¿Por qué Dios condena a unos y salva a otros? Pero este pasaje nos recuerda que Jesucristo no vino a un mundo neutral. Vino a un mundo perdido para hacer posible la salvación.

Juan enfatiza la motivación de Dios al enviar a Jesucristo; Él nos ama (v. 16). Dios hizo esto no porque lo mereciéramos, o porque habíamos trabajado duro para ganarlo. De hecho, Juan lo describe de esta manera: “Esto es amor: no que amemos a Dios, sino que él nos amó y envió a su Hijo como sacrificio expiatorio por nuestros pecados” (1 Juan 4:10).

  • ¿Quién eres tú? ¿Cómo te describes a ti mismo? Como cristianos, nuestra identidad se encuentra ante todo y solamente en Cristo. El amor de Dios nos convierte en una nueva persona, "nacida de nuevo" en Su familia y adoptada como Su hijo.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Diciembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Noviembre 30 Enero 1>