This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy En La Palabra TITW-Spanish, Hoy En La Palabra

Amar hasta la muerte

13 de diciembre del 2021 | Romanos 5:1–11

Maximilian Kolbe fue un fraile franciscano que terminó en Auschwitz por su oposición al régimen nazi. Mientras estaban allí, diez hombres escaparon del campo de prisioneros. En represalia, los guardias nazis decidieron que matarían de hambre a diez prisioneros. Uno de los hombres elegidos gritó que tenía esposa e hijos por los que vivir. Kolbe se ofreció como voluntario para ocupar el lugar del hombre y murió un par de semanas después.

Las historias de sacrificio personal interesan porque involucran un elemento de elección. Una persona decidió sufrir por el bien de otra. No tenían que hacerlo. Lo mismo ocurre con la muerte de Cristo. Es importante recordar que Dios no tuvo que salvar a la humanidad del pecado.

Las Escrituras son claras en que, una vez que Dios decidió brindar la oportunidad para que las personas se salvaran del pecado, la única manera de hacerlo es a través de la muerte de Su Hijo. En el Huerto de Getsemaní, Jesucristo oró: “Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú” (Mateo 26:39). Esta oración indica que Jesucristo no pudo evitar la copa del sufrimiento y la muerte para lograr la salvación.

Esa verdad es la razón por la que Pablo puede afirmar tan claramente: “Pero Dios demuestra su propio amor por nosotros en esto: cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5: 8). La muerte de Cristo en la cruz por nuestro pecado fue un acto de amor y sacrificio diferente a todo lo experimentado en el mundo antes o después. Pablo nos recuerda que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores e impíos (vv. 6–7).

Gracias a lo que Cristo ha hecho, ahora podemos tener “paz con Dios” y “esperanza de la gloria de Dios” (vv. 1–2).

  • Pablo escribe: “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesucristo Señor nuestro” (Romanos 6:23). ¿Has recibido el regalo de la salvación que Cristo hizo posible? Si no es así, ¿por qué no confiar en Él hoy?

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Diciembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Noviembre 30 Enero 1>