This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Alabanza indigna

9 de Agosto del 2021 | Oseas 4:4–14

Ser pastor, maestro, mentor o líder espiritual de cualquier tipo es una inmensa responsabilidad que no nos atrevemos a tomar a la ligera. El libro de Santiago nos advierte que las personas que ocupan esos cargos incurren en un juicio más estricto (Santiago 3:1). Jesús mismo les dijo a Sus discípulos que hacer tropezar a un convertido joven e impresionable era una ofensa digna del mayor castigo posible (Mateo 18:6).

En el pasaje de hoy, Oseas pronuncia algo similar cuando Dios vuelve Su mirada acusatoria del pueblo a los sacerdotes. Los sacerdotes no habían enseñado bien a la gente. Los israelitas fueron destruidos “por falta de conocimiento” (v. 6). No es de extrañar que hayan dividido su afecto entre Dios y Baal. No sabían lo que hacían. El conocimiento que les faltaba era tanto factual como relacional. Los sacerdotes no habían impartido entendimiento acerca de Dios ni habían llevado al pueblo a la comunión con Él.

Sin embargo, estos sacerdotes no solo fueron negligentes en su enseñanza, también fueron depredadores en su práctica. Alentaron el pecado de la gente, en lugar de reprenderlo. Entraron en la maldad, incluso la disfrutaron (v. 8). Y como resultado, tanto las personas como los sacerdotes serían castigados (v. 9).

La segunda parte de este pasaje (vv. 10–14) demuestra que el conocimiento correcto es imperativo para la adoración correcta. Al carecer de un entendimiento claro y una relación con el único Dios verdadero, Su pueblo se dedicó a la prostitución, la idolatría y todo tipo de perversiones. “¡Es así es como acaba por hundirse un pueblo falto de entendimiento!” (v. 14). No es difícil conectar las advertencias de Oseas 4 con nuestras propias vidas. Ya sea que estemos en una posición de liderazgo oficial o no, tenemos la responsabilidad de capacitar a la próxima generación en la Palabra del Señor. Si la Iglesia no está guiando colectivamente a nuestros hijos hacia un conocimiento íntimo de Dios, tanto factual como relacional, no es de extrañar que sus afecciones estén divididas.

  • Ora hoy por los líderes espirituales en tu vida. Anímelos en su enseñanza de la Palabra. Y considera cómo puedes liderar mejor a la próxima generación.

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31 Septiembre 1>