This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

El lamento de la tierra

8 de Agosto del 2021 | Oseas 4:1-3

¿No es fascinante ver a fiscales expertos argumentar un caso? Expresan claramente los cargos presentados contra el sospechoso. Luego apoyan esas acusaciones con evidencia, lógica y testimonio de testigos. En el pasaje de hoy, Oseas llamó a los israelitas a la sala del tribunal de Dios porque Dios mismo tenía una acusación que presentar contra ellos. Aquí, Oseas hizo el papel de abogado. La acusación era triple: habían sido infieles a Dios. Ellos no lo amaron apropiadamente. Y ni siquiera lo reconocieron en la tierra.

Su “infidelidad” indica falta de compromiso, falta de confianza e indecisión sobre el objeto de su afecto. Se distraían fácilmente y eran seducidos por otras prioridades y atraídos por otros dioses. La palabra “amor” en el versículo 1 es hesed, una devoción compasiva y de pacto. Hesed describe una dedicación al cuidado continuo que se ve con mayor frecuencia en Dios. Pero aquí Dios acusa a los israelitas de no mostrar su actitud hacia Él. “Reconocer” a Dios significaba conocerlo, no solo objetivamente, sino relacionalmente. Debido a su sincretismo con las creencias cananeas, los israelitas carecían de una enseñanza clara sobre la naturaleza del único Dios verdadero. Este conocimiento de Él fue esencial para que creciera la fidelidad y el amor.

Entonces, ¿qué evidencia ofreció Oseas para apoyar las afirmaciones de Dios? Principalmente, apeló a los actos de los propios israelitas. Específicamente, el hecho de que habían violado la ley de Dios en los Diez Mandamientos. No solo se habían prostituido con otros dioses, sino que también habían mentido, maldecido, engañado, robado y cometido adulterio, sin arrepentimiento (v. 2). Lo que puede haber sorprendido a los lectores de Oseas es la omnipresencia de las consecuencias. Su pecado resultó no solo en dolor personal, sino también en sufrimiento nacional en forma de invasión militar y sequía. Como Dios ordenó en el pacto: La obediencia trae bendición; la infidelidad no.

  • El verdadero conocimiento de Dios es esencial para que crezcamos en amor y fidelidad hacia Él. ¿Cómo puedes profundizar tu conocimiento de Él? ¿Cómo puedes compartir tu conocimiento con otros?

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31 Septiembre 1>