This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Una dura reprensión

4 de Agosto del 2021 | Oseas 2:2–5

El cristianismo nunca ha existido en un vacío cultural. Durante siglos, los creyentes de todo el mundo han vivido su fe dentro del lenguaje, las costumbres, las expresiones artísticas y la política de esa época. En el libro de los Hechos, por ejemplo, el apóstol Pablo puso sus sermones en contexto tanto para los judíos como para los griegos. Pero hay una línea tenue entre entender nuestra cultura y permitir que diluya la verdad de Dios. Estamos en un territorio peligroso cuando mezclamos las creencias de la sociedad con la verdad bíblica y la esencia del evangelio se destruye.

Los israelitas de la época de Oseas hacía mucho que habían cruzado esa línea sincrética. Desde la época de los jueces, los dioses cananeos los habían seducido (Jueces 2:11–14). Pero después de que Jeroboam construyó sus becerros de oro (1 Reyes 12:25–33), su adopción de la idolatría se profundizó. Y para la época de Acab (1 Reyes 16), la adoración a Baal era la religión dominante en Israel, tan central para el pueblo como su adoración como Yahvé.

De ahí la dura reprimenda en Oseas 2:2–5. El pueblo de Dios había sido adúltero. El “ni ella es mi esposa ni yo su esposo” en el versículo 2 no es una declaración formal de divorcio, ya que en la siguiente oración Dios pide a Israel que se vuelva de sus caminos infieles. También advierte que, si no lo hace, las repercusiones serían desastrosas. Ella sufriría la vergüenza de la desnudez (v. 3a). Dios revertiría la fertilidad de la tierra, demostrando que Él (y no Baal) realmente tiene este poder (v. 3b). Y Dios quitaría Su favor de Sus hijos. Las consecuencias de su pecado recaerían sobre Sus hijos cuando la nación fuera enviada al exilio (v. 4). El pasaje de hoy es una severa advertencia de los efectos devastadores del pecado.

  • Ora por las iglesias de hoy, y por nuestros propios corazones, para que resistamos la tentación del sincretismo. Considera cómo has visto a las iglesias diluir la verdad de la Palabra de Dios. ¿Cómo podemos evitar ese pecado?

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31 Septiembre 1>