This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

La futilidad de la riqueza

27 de Agosto del 2021 | Oseas 12:7–10

En 1954, un desertor universitario tomó un trabajo en el área de correos en la empresa comercial Philipp Brothers. Durante los siguientes 19 años, Marc Rich subió de rango y finalmente lanzó su propia empresa de gran éxito. En 1982 su valor era de 200 millones de dólares. Pero sus prácticas deshonestas lo alcanzaron y una serie de cargos criminales llevaron a Rich a la lista de los más buscados del FBI.

Claramente, adquirir gran riqueza no garantiza una vida feliz. En el pasaje de hoy continuó el tema del engaño, pero con una audiencia más particular. Oseas llamó la atención a los comerciantes ricos israelitas, que manipularon sus balanzas para engañar a sus clientes. No solo trabajaban deshonestamente, sino que les gustaba hacerlo (v. 7). El acto de robar les produjo placer. Fue cómodo y familiar. Pero aun peor, estos mercaderes inmorales se jactaban de estar por encima de la ley. No vieron nada malo en sus acciones y confiaron en su fortuna para protegerlos.

Nota la jactancia orgullosa de Efraín: “En todas mis ganancias no encontrarán que haya pecado en algo” (v. 8). Esto se siente como un rechazo a Dios. Pero ciertamente el engaño no es rival para un Dios que ve lo que se hace en secreto. En los Salmos, Dios dice: “Jamás habitará bajo mi techo nadie que practique el engaño; jamás prevalecerá en mi presencia nadie que hable con falsedad” (Salmo 101:7). Hay un fuerte contraste entre la fanfarronería de los comerciantes (“Soy muy rico”) y la respuesta definitiva de Dios (“Yo soy el SEÑOR tu Dios”). Dios los puso en su lugar recordándoles de dónde vinieron: de Egipto, bajo Su dirección. Su castigo prometido, “Te haré vivir en tiendas de nuevo” (vv. 8–9) se siente como una versión antigua de “ve a tu habitación”. Dios les había estado advirtiendo durante mucho tiempo.

  • El engaño puede incluso infiltrarse en la forma en que usamos nuestro dinero. Considera los cambios que Dios quisiera ver en tu relación con el dinero y la riqueza.

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31 Septiembre 1>