This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Mentiras y engaños

26 de Agosto del 2021 | Oseas 11:12–12:6

La literatura está llena de mentirosos. Algunos, como Edmundo Pevensie en El león, la bruja y el ropero de C. S. Lewis, mienten por omisión. Edmundo decidió no contarles a sus hermanos sobre ciertas partes de su tiempo en el reino mágico de Narnia. Cuando se encuentra accidentalmente con la Bruja Blanca, queda tan encantado con sus falsas promesas (y las delicias turcas), que accede a mantener su encuentro en secreto y, lo que es peor, a engañar a sus hermanas y hermano. Su mentira tuvo un alto costo.

En el pasaje de hoy leemos sobre la propensión de Israel al engaño. Su engaño no fue un evento singular, sino un patrón de comportamiento, un problema de carácter y una tendencia heredada. Esta vez tanto Israel (Efraín) como Judá tuvieron la culpa. Dios apoyó esta afirmación al resaltar la futilidad de su farsa. Habían perseguido tontamente tratados con sus enemigos, mientras le daban la espalda a su única verdadera fuente de protección. Esto fue tan sabio como perseguir el viento (v. 1). Luego, Dios señaló la historia de su antepasado Jacob, quien agarró el talón de su hermano al nacer y luchó con el ángel como un hombre (vv. 2–3). “Agarrar su talón” es un modismo hebreo que significa “se aprovecha o engaña” (ver Génesis 27 para el engaño de Jacob). A lo largo de su vida, Jacob usó mentiras y engaños para protegerse y salir adelante. El pueblo de Dios no había aprendido de estos errores. En la época de Oseas, Israel estaba haciendo lo mismo.

Sin embargo, el pasaje no termina ahí. El juicio de Dios una vez más se balancea con una invitación, una solicitud, una especie de llamado al altar. “Pero debes volver a tu Dios, mantener el amor y la justicia, y esperar siempre a tu Dios” (v. 6).

  • La redención es posible, incluso para el engañador. Así como Jacob se reconcilió con Dios y fue bendecido por Él (Génesis 35:6–15). Eso nos da esperanza. Vuélvete a Dios y confiesa tu propio engaño. Pídele que mantenga tu corazón sincero.

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31