This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Por tus propias fuerzas

22 de Agosto del 2021 | Oseas 10:9–15

La trilla es un proceso agrícola que elimina el grano de la paja; y los agricultores de todas las generaciones te dirán que es trabajo duro. En los días antiguos, un trabajador golpeaba a mano el grano con un palo. En los tiempos bíblicos, los granjeros conducían bueyes, ovejas u otros animales alrededor y alrededor sobre terreno duro, haciendo que el animal pisara el grano. Eventualmente, las máquinas hicieron que el proceso fuera mucho más efectivo.

En el capítulo 10, versículo 9, Dios repasa la naturaleza prolongada del pecado de Israel, que tuvo sus raíces en la trágica guerra civil de Guibeá (Jueces 19–20). La violencia y la inmoralidad continuaron asolando a Israel y su castigo era inevitable. Cuando Dios estuviera listo, convocaría a los ejércitos de sus enemigos (los asirios) contra Su pueblo (Oseas 10:10).

Pero, en el versículo 11, Dios usa una metáfora para describir a Israel como una “novilla adiestrada a la que le gusta trillar” (v. 11). Dios es el labrador, que pasará un “yugo sobre su hermosa cerviz” (v. 11 LBLA). Aquí hay una descripción momentáneamente idílica de criatura y cultivador, disfrutando de una relación de cooperación, labrando la tierra y cumpliendo la voluntad del granjero. Dios, como el agricultor, exhorta a la novilla a continuar permaneciendo en el camino de la justicia. A cambio, cosecharían una cosecha del “fruto del amor” (v. 12).

Sabemos que Israel, la novilla rebelde, no respondió de la manera que Dios deseaba. En cambio, ellos “sembraron maldad” y comieron “el fruto de la mentira”. Debido a estas elecciones, cosecharían el mal (v. 13). Además de adorar ídolos, Israel había confiado en su propia fuerza para la victoria. En lugar de confiar en el poder de Dios, dependían de su propio ejército. El antídoto de Dios fue rápido y completo. “Todas tus fortalezas serán devastadas” (v. 14). Si antes dudaban de la capacidad de Dios, no lo harían más.

  • El pecado de la autosuficiencia es sutil. Quizás nos preguntemos: ¿cómo pueden ser algo malo el trabajo duro y la responsabilidad? Revisa tu corazón en busca del engaño que pretende que no necesitamos a Dios.

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31 Septiembre >1