This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Ídolos y altares

21 de Agosto del 2021 | Oseas 10:1–8

Roman Robroek tiene una pasión por fotografiar edificios abandonados. Sus impresionantes imágenes, a veces estremecedoras, reflejan su amor por la arquitectura, la cultura y la historia. Mientras miras sus fotografías de la cápsula del tiempo, no puedes evitar preguntarte: ¿Qué pasó aquí? Pero su serie sobre iglesias europeas en varios estados de decadencia evoca una curiosidad particular. Una foto de una capilla gótica del siglo XIX, con el piso cubierto de vegetación, captura tanto la grandeza de Dios como la naturaleza temporal de nuestros intentos humanos de gloria.

Oseas 10 continúa la acusación por la idolatría de Israel, aunque el tono cambia ligeramente de las acusaciones en primera persona de los capítulos anteriores. Aquí, Oseas describe la naturaleza lujuriosa de la adoración de la gente. Dieron la bienvenida a la provisión de Dios, pero solo para su realización personal. Usaron sus bendiciones para multiplicar sus altares e ídolos (v. 1). Al aumentar su veneración por estos dioses paganos de la fertilidad, esperaban una prosperidad aún mayor. Todo lo que recibieron solo alimentó el deseo por tener más. Nunca se saciaron ya que codiciaron todas las cosas equivocadas.

La sencilla solución del Señor a su devoción mercenaria fuera de lugar fue la demolición y la destrucción (v. 2). El Señor prometió derribar sus altares y sus piedras sagradas. Fueron insensatos al regocijarse en las cosas temporales. El becerro de oro pronto sería robado (vv. 5, 6). Los “lugares altos” que construyeron serían cubiertos por espinos y cardos (v. 8). Además de que su idolatría era pecaminosa, el Señor les hizo saber que también era perecedera; no podía oponerse a la naturaleza, a los enemigos y, sobre todo, a la poderosa mano de Dios. “Todos los pueblos son como la hierba, y toda su gloria como la flor del campo; la hierba se seca y la flor se cae” (1 Pedro 1:24).

  • No podemos seguir leyendo Oseas sin volver repetidamente a la misma pregunta: ¿Qué ídolos adoramos? ¿De qué manera usamos a veces los dones de Dios para beneficio egoísta? Considera la idolatría que puedes estar practicando y cómo puedes corregirla.

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31 Septiembre 1>