This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Un Dios temible

12 de Agosto del 2021 | Oseas 5:8–14

La autora Flannery O'Connor escribió una vez que cuando le hablas de la fe a una audiencia incrédula, “tienes que hacer que tu visión sea aparente con cosas que hagan un impacto; para los sordos gritas, y para los que no ven bien dibujas grandes y sorprendentes figuras.” Su historia, “Greenleaf”, habla de una terrateniente la Sra. May, su jornalero y un desagradable toro. La Sra. May hace todo lo posible para mantener al toro fuera de su propiedad. Finalmente, ordena a su jornalero que dispare al animal infractor. Ella lo lleva a donde está pastando el toro y se sienta en el parachoques de su vehículo para esperar. En un giro salvaje de acontecimientos, el toro galopa directamente hacia la Sra. May, su cuerno perforando su corazón. O'Connor usó esta impactante historia para ilustrar cómo la gracia de Cristo puede parecer violenta cuando traspasa corazones endurecidos.

Oseas 5:8–14 usa imágenes de palabras igualmente impactantes para describir las hazañas de guerra de Judá e Israel. Ambas naciones habían desplegado su fuerza militar en intentos ilusos de auto preservación. Entonces, con detalles gráficos, Dios les advirtió que esto no terminaría bien. “Efraín quedará asolado” (v. 9) y “aplastado por el juicio” (v. 11). Judá se ahogaría en la ira de Dios, “como si derramara un torrente de agua” (v. 10).

En el versículo 12, leemos comparaciones más sorprendentes cuando Dios se describió a Sí mismo como una “polilla” (o “gusano”) y “carcoma” para Su pueblo. El pueblo de Dios es como un soldado cuyas heridas abiertas están supurando. Dios era la gangrena, lo que le permitió a Su pueblo experimentar el efecto completo de su pecado. La metáfora final de Dios (v. 14) es un “león”, que los despedazaría y se los llevaría. Nadie más los rescataría. Si bien Israel y Judá temían a los enemigos terrenales, ¿cuánto más deberían haber temido a Dios?

  • La audiencia de Oseas era “ciega y con problemas de audición”. ¿Y tu? ¿Qué está tratando de mostrarte Dios que te niegas a ver? ¿Qué está tratando de decirte Dios que te niegas a escuchar?

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  

​


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31 Septiembre 1>