This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Un matrimonio simbólico

1 de Agosto del 2021 | Oseas 1:1–3

¿Existe algún concepto que sea tan malinterpretado como el del “amor”? En las películas románticas, el amor se muestra como ese sentimiento eufórico cuando alguien nos llama la atención. En las noticias, escuchamos cómo el amor impulsa tanto hazañas heroicas como actos horribles de venganza. En las redes sociales, el clic de un corazón demuestra un aprecio momentáneo.

Todos anhelamos el amor y lo perseguimos, a veces más allá de la lógica y la sabiduría. Sin embargo, cuando el amor sale mal, pocas cosas nos causan tanto dolor. Cada uno de nosotros aporta su propia y compleja comprensión del amor a nuestra lectura de la Palabra de Dios. Entonces, cuando leemos que Dios nos ama y que Su mayor mandamiento es que lo amemos a Él y a los demás, no es de extrañar que estemos confundidos. ¿Cómo es el amor de Dios? ¿Y cómo fomentamos algo similar en nuestros frágiles corazones humanos?

El libro de Oseas aclara esta confusión con una descripción poderosa y provocativa. Cuando conocemos a Oseas, descubrimos de inmediato que la primera asignación del profeta no fue predicar un mensaje, sino proporcionar una metáfora viviente. Dios le dijo que se casara con una prostituta.

Los intérpretes han ofrecido una variedad de explicaciones para esta impactante directiva, quizás tratando de hacerla más aceptable para los lectores modernos. Algunos sugieren que fue solo una visión o que la “prostitución” de Gomer fue solo espiritual. Otros afirman que su infidelidad ocurrió después de casarse. Sin embargo, una interpretación literal, teniendo en cuenta lo escrito, tiene mayor sentido. Cuando Oseas y Gomer se casaron por primera vez, Jeroboam II era rey en Israel. Había expandido las fronteras de la nación. Su ejército era fuerte. Los israelitas adinerados estaban prosperando. Pero espiritualmente, el pueblo de Dios se había desviado de su primer amor. Habían cometido adulterio al participar en la adoración de la fertilidad de Baal, y su destrucción se acercaba. Fue en este entorno donde comienza la historia de Oseas y Gomer.

  • Al comenzar el estudio de este libro, pídele a Dios que te revele la condición de tu propio corazón. Que Él nos muestre las formas en que se divide nuestro amor.

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Julio 31