This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy en la Palabra, Radio Moody, Julio 2022, August Banners Spanish TITW-Spanish, Hoy en la Palabra, Radio Moody, Julio 2022, August Banners Spanish

El hambre y Rizpa

28 de agosto del 2022 | 2 Samuel 21:1–22

Es difícil para muchos de nosotros relacionarnos con el horror de la hambruna. Pero durante gran parte de la historia humana, y en partes del mundo hoy, es una realidad. En el antiguo Israel, el hambre era una señal del desagrado de Dios (Levítico 26:20; Deuteronomio 28:18).

No sabemos exactamente cuándo ocurrieron los eventos de la lectura de hoy. Los últimos cuatro capítulos del segundo libro de Samuel están ordenados por temas, no cronológicamente. Después de una hambruna de tres años (v. 1), David buscó al Señor. El Señor reveló la causa del hambre: la matanza de los gabaonitas por parte de Saúl (v. 1). Josué había hecho un pacto solemne con los gabaonitas de que vivirían juntos en paz (Josué 9:15–18). Saúl violó este acuerdo sagrado.

La siguiente narración es difícil de leer y comprender. En lugar de preguntarle al Señor cómo expiar este pecado, David preguntó a los gabaonitas qué querían (v. 4). Los gabaonitas pidieron que ejecutaran a siete de los hijos de Saúl (v. 6). En la Torá, el castigo por asesinato era la muerte (Éxodo 21:23). Como Saúl ya había muerto, sus hijos ocuparían su lugar. Como nos recuerda el Comentario Bíblico Moody: Antiguo Testamento, “la única manera de expiar el asesinato y la consiguiente contaminación de la tierra era que la persona que cometió el crimen fuera ejecutada (Números 35:30–34) . . . la justicia solo podía establecerse mediante la sangre derramada de los que cometieron el crimen”.

En medio de esta horrible escena se encuentra Rizpa. Dos de sus hijos habían sido ejecutados (v. 8). Demostró un profundo amor por ellos al proteger sus cuerpos del daño (v. 10). Rizpa también nos recuerda el dolor causado por el pecado. David respondió proporcionando un entierro apropiado (vv. 13–14).

  • La lectura de hoy es un claro recordatorio del castigo por el pecado. La muerte de Jesús proveyó la expiación perfecta y final por nuestro pecado. “Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2).

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Julio 31