This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy en la Palabra, Radio Moody, Julio 2022, August Banners Spanish TITW-Spanish, Hoy en la Palabra, Radio Moody, Julio 2022, August Banners Spanish

¡Tú eres el hombre!

15 de agosto del 2022 | 2 Samuel 12:1–14

¿Has escuchado este conocido dicho? “Cuando señalas con el dedo, recuerda que otros tres dedos te señalan a ti”. Si bien a la mayoría de nosotros nos encanta señalar la ignorancia, la necedad o la corrupción de los demás, a menudo somos expertos en ignorar nuestra propia responsabilidad o pecaminosidad.

David pensó que se había salido con la suya con el asesinato. Después de todo, él era el rey y podía cubrir bien sus huellas. Pero nadie puede escapar del ojo de un Dios omnisciente. El Señor envió a Su profeta Natán con un mensaje. Natán no confrontó a David directamente. En cambio, contó la historia de un hombre rico con muchas ovejas y vacas y un hombre pobre que poseía un precioso cordero (vv. 2–3). Este cordero comía de la mesa de su dueño y hasta “dormía en su regazo” (v. 3).

Cuando un viajero se acercó al hombre rico, el hombre rico tomó el cordero del hombre pobre y lo cocinó para su invitado. Cuando David escuchó esta historia, se indignó. De repente, se preocupó profundamente por lo que el Señor pensaría del hombre rico. Dios estaba del lado de su justa ira: “¡Tan cierto como que el SEÑOR vive, que quien hizo esto merece la muerte!” (v. 5).

En uno de los versículos más conocidos de las Escrituras, Natán tornó la historia hacia David y dijo: “¡Tú eres ese hombre!” (v. 7). La parábola de Natán había superado las defensas de David y le permitió ver sus acciones desde la perspectiva de Dios. Sintiéndose mal por la culpa de lo que había hecho, junto con la hipocresía de su indignación por la historia de Natán, David se arrepintió. Confesó: “He pecado contra el SEÑOR” (v. 13). Si bien hubo graves consecuencias del pecado de David que repercutirían en los años venideros, Dios perdonó a David (v. 13).

  • Tómate un momento y reflexiona sobre tu vida. ¿Existen áreas de pecado que has pasado por alto o ignorado? Gracias a la muerte y resurrección de Cristo, puedes ser perdonado.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Julio 31 Septiembre 1>