This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Hoy en la Palabra, Radio Moody, Julio 2022, August Banners Spanish TITW-Spanish, Hoy en la Palabra, Radio Moody, Julio 2022, August Banners Spanish

La gran conspiración

14 de agosto del 2022 | 2 Samuel 11:6–27

La capacidad de ejercer el poder es un regalo de Dios. Dios ordenó a Adán y Eva que ejercieran poder sobre el mundo que Él había creado (Génesis 1:28–31). Sin embargo, debido a la pecaminosidad humana, nuestro ejercicio del poder es corrupto. En lugar de usar el poder para moldear el mundo de la manera que Dios quiere, lo usamos para promover nuestro propio interés. Como dijo el filósofo Edmund Burke: “Cuanto mayor es el poder, más peligroso es el abuso”.

Como rey, David tenía un poder increíble, pero abusó activamente de él. En el pasaje de hoy, fíjate en el uso repetido de la palabra “enviar”. David mandó llamar a Betsabé (vv. 3–4). Envió un mensaje a Joab (v. 6). Envió una carta con Urías (v. 14). Después de que mataron a Urías, David envió a traer a Betsabé a su casa (v. 27). David siguió adelante, actuando como si no fuera responsable ante nadie.

David quebrantó dos de los diez mandamientos al codiciar la esposa de otro hombre y cometer adulterio (Éxodo 20:14, 17), una ofensa capital en el antiguo Israel. Encubriendo lo que había hecho, David se involucró en el engaño y el asesinato (Éxodo 20:17).

Las acciones de David contrastan marcadamente con la lealtad de Urías. Cuando David envió a buscar a Urías, esperaba que regresara a su esposa y al lecho conyugal. Sin embargo, Urías se negó. Su control y sentido del deber sirvieron como una reprensión viviente a David (v. 11). ¿Quién hubiera pensado que el guerrero hitita mostraría más fidelidad a Dios y a sus hombres que el rey israelita?

El intento de David de encubrir su pecado culmina en asesinato (vv. 14–25). Podría parecer que David se ha salido con la suya con todo esto. Pero Dios vio: “Sin embargo, lo que David había hecho le desagradó al SEÑOR” (v. 27).

  • Dios ve y sabe. No hay encubrimiento posible en lo que a Dios se refiere. Esta lectura debería ser un recordatorio solemne para examinar nuestros corazones y confesar nuestros pecados ante el Dios santo. Pasa tiempo en confesión hoy.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Agosto | Hoy en la palabra

D L M M J V S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Julio 31