This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


La oración de David (Parte 1)

8 de abril de 2021 | 1 Crónicas 29:1–13

Las ceremonias de inauguración y corte de cinta son formas en que celebramos y agradecemos a las muchas personas que prepararon el camino para un nuevo negocio o edificio. Mientras el pueblo de Dios se preparaba para construir el Templo en Jerusalén, las palabras y la oración del rey David le enseñaron a su pueblo, y a nosotros, que una perspectiva adecuada produce alabanza.

En este momento de su vida, la apariencia juvenil de David probablemente se había convertido ya en arrugas. Su pelo rojo rojizo se había vuelto gris. Antes podía correr millas, ahora tenía que detenerse para recuperar el aliento cuando subía un tramo de escaleras. Una última tarea que tenía antes de dejar este mundo era construir un lugar de adoración para Dios. Entonces trazó los planos de un magnífico templo. Pero el Señor le informó que, como era un guerrero, quería que alguien más lo construyera. Entonces David enrolló los planos, se los dio a su hijo y se dirigió a toda la gente con una oración a Dios.

En esta poderosa oración, David proclama que el Señor merece alabanza porque es nuestro Dios eterno (v. 10), que reina con grandeza y poder. Nos hemos acostumbrado tanto a las cosas que Dios creó que a menudo centramos nuestra atención en los logros humanos. Pero Dios creó todo, y por lo tanto, todo lo que hay en el cielo y en la tierra es Suyo (v. 11). La creación de Dios muestra Su majestad, esplendor y poder. Por ejemplo, solo diez segundos del poder del sol, que Dios creó, tienen suficiente energía para alimentar al mundo entero durante 100 años. Dios es la cabeza de todo y el gobernante de todas las cosas (vv. 11-12). David reconoció el carácter y los atributos de Jehová y lo alabó sin pena hasta su último aliento. Tenía una perspectiva adecuada de Dios que produjo alabanza, y su alabanza continúa resonando hoy.

  • Sigue el ejemplo de David y reflexiona sobre la grandeza de Dios. Al hacerlo, alaba a Dios dando gracias por quién es Él.

 

 

POR EL DR. CHRIS RAPPAZINI

   

El Dr. Chris Rappazini es profesor asociado y director de los programas de licenciatura y postgrado en Estudios Pastorales del Instituto Bíblico Moody y del Seminario Teológico Moody. Es el vicepresidente de la Sociedad Evangélica de Homilética. Con anterioridad, fue ministro asociado para la predicación y enseñanza de Southside Christian Church en Spokane, Washington. Chris, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Abril | Hoy en la palabra

             
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
< Marzo 31 Mayo 1 >

Radio Moody Entre Amigos