This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


Dos maneras de orar

24 de abril de 2021 | Lucas 18:9–14

Una de las trampas más fáciles en las que podemos caer es la trampa de comparación. Observamos la vida de los demás y comenzamos a compararnos con ellos. A veces estamos celosos, a veces despreciamos a los demás, por quiénes son o por la forma en que viven sus vidas. La trampa de la comparación puede incluso capturar nuestras vidas de oración.

Después de explicar la parábola de la viuda que oraba con insistencia, el Señor enseñó a Sus discípulos dos formas opuestas de orar: con altivez o con humildad. El fariseo santurrón de la parábola de Jesús estaba lleno de desprecio por los demás y se glorificaba a sí mismo. Pensó que por su “buena” vida estaba justificado ante el Señor. Su postura por sí sola demostró su orgullo y arrogancia (vv. 11–12). En contraste, cerca de la esquina estaba el recaudador de impuestos que humildemente confesó que era un hombre quebrantado, un pecador (v. 13). Le rogó al Señor que le quitara el castigo que su pecado merecía. Que Jesús usara a un recaudador de impuestos como el héroe de la parábola habría sido un giro sorprendente e inesperado para Sus discípulos. Pero Jesús estaba enfatizando la forma en que abordamos la oración.

Jesús concluye en el versículo 14 explicando que el humilde recaudador de impuestos, no el fariseo moralista, se alejó justificado ante Dios. D. L. Moody dijo: “Aquel quién más se arrodilla, se levanta mejor”. Así fue para el recaudador de impuestos. Solo aquellos que vienen a Dios con un corazón auténtico y arrepentido obtienen una posición correcta ante el Señor. Jesús quiere que los creyentes se comparen con Su vida perfecta. Cuando lo hacemos, nos damos cuenta de que todos somos pecadores y debemos confesarnos humildemente al Salvador. La buena noticia es que cuando lo hacemos, Jesús se apresura a mostrarnos la gracia y la misericordia que no merecemos.

  • Deja de compararte con los demás. Revise su corazón y motivos antes de orar. Pídale al Señor que le ayude a ver su pecado, y luego pídale honestamente que lo elimine con el amor del evangelio.

 

 

POR EL DR. CHRIS RAPPAZINI

   

El Dr. Chris Rappazini es profesor asociado y director de los programas de licenciatura y postgrado en Estudios Pastorales del Instituto Bíblico Moody y del Seminario Teológico Moody. Es el vicepresidente de la Sociedad Evangélica de Homilética. Con anterioridad, fue ministro asociado para la predicación y enseñanza de Southside Christian Church en Spokane, Washington. Chris, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Abril | Hoy en la palabra

             
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
< marzo 31  

Radio Moody Entre Amigos