This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish

Llamado al arrepentimiento

5 de abril del 2022 | Jeremías 7:1–11 

Cuando Jesús purificó el templo, expulsó con ira a los cambistas y volcó las mesas de los que explotaban a los pobres vendiendo palomas como ofrenda. “Mi casa será llamada ‘casa de oración’; pero ustedes la están convirtiendo en ‘cueva de ladrones’” (Mateo 21:13).

En esta escena dramática, Jesús estaba citando a Isaías y Jeremías. La “casa de oración” es de Isaías 56:7, y la “cueva de ladrones” es del versículo de hoy. ¿Por qué? Porque el mismo pecado cometido en presencia de Jesús había sucedido en el tiempo de Jeremías. ¿Qué debería haber estado sucediendo en el templo? Adoración y arrepentimiento. Como dijo Dios a través de Jeremías: “Si en verdad enmiendan su conducta y sus acciones, si en verdad practican la justicia los unos con los otros” (v. 5).

Tal vez te preguntes: ¿Qué estaba pasando realmente en el templo? La respuesta corta es: pecado. Los pecados de Judá incluían el robo, el asesinato, el adulterio, el perjurio, la injusticia y la idolatría (vv. 6, 9). Estaban oprimiendo a los pobres y adorando dioses falsos.

El pecado principal destacado en este pasaje es la hipocresía. Estaban mostrando una cara al mundo y otra a Dios (¡como si Él no lo supiera!). Actuaron de una manera en el templo y de otra manera en el mundo. Tuvieron el descaro de adorar ídolos y pecar sin sentido, luego entrar en la casa de Dios y pensar que estaban “a salvo”. Pensaron que ser el “pueblo elegido” de Dios era un amuleto de la suerte, manteniéndolos a salvo de las consecuencias de su pecado (v. 10). Después de todo, eso es lo que los falsos profetas les habían dicho, y ellos ponían su confianza en sus palabras engañosas (vv. 4, 8). Dios nunca destruiría Su propio templo, ¿verdad?

Conocemos mejor. Dios odia el pecado y se enoja justamente cuando Su pueblo se aprovecha de Su identidad y de Su gracia (ver también Romanos 6:1–2).

  • [Lectura ampliada: Jeremías 7–8] A la luz del devocional de hoy, te alentamos a preparar tu corazón para el servicio de adoración del próximo domingo. Esto no es solo porque será el Domingo de Ramos, sino porque adorar a Dios es un asunto serio.

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Abril | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
< Marzo 31 Mayo 1 >