This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish

Libres para pecar

19 de abril del 2022 | Jeremías 34:8–17 

Los afroamericanos que quieren saber más sobre su ascendencia tienen, a partir del 2016, una nueva base de datos que pueden consultar. El Proyecto de la Oficina de Freedman digitalizó registros históricos posteriores a la Guerra Civil para crear una base de datos de búsqueda de casi 1.8 millones de esclavos emancipados.

Cuando Jerusalén estaba sitiada, el pueblo le había jurado al Señor que liberaría a todos sus esclavos hebreos (vv. 8–10). Este fue un pacto formal acordado por el rey Sedequías y todo el pueblo. ¿Por qué? Comenzó como un acto de arrepentimiento y regreso al Señor (v. 15). La Ley prohibía tener a los hermanos hebreos como esclavos por más de seis años. Debían ser liberados en el séptimo año (v. 14; Deuteronomio 15:12). En ese momento, la esclavitud como práctica económica era una forma de supervivencia de los pobres, por lo que Dios la permitió, lo que no significa que la aprobara.

Mantuvieron su promesa y liberaron a los esclavos, temporalmente. Cuando los egipcios entraron en escena en el 588 a.C., los babilonios levantaron temporalmente el sitio para atacarlos. En ese momento, el rey Sedequías y el pueblo rompieron su voto y esclavizaron al pueblo que acababan de liberar (v. 11). Tanto por el arrepentimiento, ¡regresaron directamente a sus caminos rebeldes! (v.17).

A través de Jeremías, Dios los condenó por su falta de fe. Les recordó deliberadamente que había liberado a toda su nación de la esclavitud (v. 13), entonces, ¿por qué sus corazones estaban tan duros? Al romper su promesa, habían profanado el nombre de Dios, lo opuesto a darle gloria (v. 16). Como resultado, recibieron del Señor una sentencia de justicia irónica: la misma “libertad” que habían dado a sus esclavos. Ahora estaban libres para morir “por la guerra, la pestilencia y el hambre” cuando regresaran los babilonios (v. 17).

  • [Lectura ampliada: Jeremías 34–35] Como hemos visto a lo largo de este estudio, Dios odia el pecado, pero nos ama. Para recibir Su perdón, necesitamos tener el hábito diario de confesarle nuestros pecados (1 Juan 1:9).

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Abril | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
< Marzo 31 Mayo 1 >