This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish

Una fe falsa

13 de abril del 2022 | Jeremías 21:1–10 

En la iglesia primitiva, los creyentes compartían todo lo que tenían para satisfacer las necesidades de los demás. Bernabé vendió una propiedad y le dio el dinero a los apóstoles para que lo distribuyeran. Al darse cuenta de los elogios que recibió, Ananías y su esposa Safira decidieron hacer lo mismo. . . bueno casi. Dieron parte del dinero, pero se quedaron con el resto, diciendo que lo habían dado todo. Ya que le mintieron a Dios, ambos fueron castigados con la muerte (Hechos 4:32–5:11).

Dios odia la hipocresía. Ananías y Safira pretendieron ser generosos, pero no lo fueron. De manera similar, el rey Sedequías parecía estar lleno de fe, pero no lo estaba. Se rebeló contra Babilonia en 588 a. C., consultó a un verdadero profeta y expresó su esperanza en el poder milagroso de Dios para la victoria (Jeremías 21:1–2). ¿No fueron estos “pasos de fe”? No. Esta fue su idea, no de Dios. Sedequías simplemente deseaba que Dios estuviera de acuerdo. Fue un intento de manipular al Todopoderoso. No hubo cambio en el corazón del rey en respuesta a alguno de los mensajes de Jeremías.

Por lo tanto, no hubo cambio en la respuesta de Dios: Judá aún sería conquistada por Babilonia (vv. 3–7). Habría peste, hambruna y una derrota militar total. Peor aún, sería como si Dios mismo estuviera luchando contra ellos. Irónicamente, el nombre de Sedequías significa “Jehová es mi justicia”, pero él no estuvo a la altura, ni ninguno de los líderes políticos y religiosos de ese día. Como grupo, ellos eran los principales culpables del juicio venidero.

Jeremías le presentó al rey una elección familiar (vv. 8–10; véase también Deuteronomio 11:26–28). Podían escuchar y vivir, o no escuchar y morir. Si creían en Dios, deberían rendirse a los babilonios y salvar muchas vidas. Si no, podrían seguir luchando y pagar el precio.

  • [Lectura ampliada: Jeremías 21–22] Es seguro decir que muchas personas que hoy en día se llaman cristianas no están siguiendo el verdadero evangelio, o la Palabra de Dios. ¡Con Dios de nuestro lado, oremos por avivamiento!

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Abril | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
< Marzo 31 Mayo 1 >