This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish Banners April, Radio Moody 2022, TITW-Spanish

Frente al desánimo

12 de abril del 2022 | Jeremías 20:7–18 

El famoso artista Donatello completó una escultura de mármol de tamaño natural del profeta Jeremías en 1427. Si visitas el museo en Florencia, Italia, notarás que Jeremías se ve fatigado, incluso agotado. Su rostro sugiere una profunda tristeza y frustración, así como un indicio de confusión interior.

Después de leer el pasaje de hoy, podemos entender por qué el profeta de Dios estaría profundamente desanimado. Por un lado, recibía y predicaba regularmente mensajes del Señor. Estas palabras ardían en él como fuego, pero se sentía como un martillo tratando de romper rocas (v. 9; Jeremías 5:14; 23:29). ¡Nadie estaba escuchando! Peor aún, a pesar de un gran esfuerzo, su ministerio no estaba dando frutos aparentes. Anteriormente en el capítulo 20, un sacerdote llamado Pasur hizo azotar a Jeremías y lo puso en el cepo por su profecía en el capítulo 19.

Así que no nos sorprende que Jeremías se quejara (vv. 7–10): La palabra del Señor le había traído sólo “oprobio” y “burla”. En cierto sentido, Dios tenía la culpa del sufrimiento de Su profeta. No obstante, Jeremías se sintió obligado o incluso coaccionado a continuar proclamando la palabra del Señor. Su llamamiento fue abrumador, aunque sabía lo que le costaría (véase también Marcos 8:34–35).

A pesar de su desánimo, Jeremías expresó su confianza en que el Señor lo salvaría (Jeremías 20:11–13). El Señor es un “guerrero poderoso”. El profeta podía estar desanimado y cansado de la batalla, pero su fe no se había debilitado. Incluso llamó a sus oyentes a “¡Cantar [al] SEÑOR!” (v. 13).

Jeremías terminó sus reflexiones con una queja (vv. 14–18): “¡Maldito el día en que nací!” exclamó, expresando su angustia al saber que vería a Jerusalén y al templo arder en el juicio.

  • [Lectura ampliada: Jeremías 19–20] No hubo respuestas fáciles para la situación de Jeremías, pero hizo lo correcto al llevárselo al Señor en oración. Puede que tampoco haya respuestas fáciles para la situación que estás enfrentando, ¡pero recuerda que ningún problema es demasiado grande para Dios!

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Abril | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
< Marzo 31 Mayo 1 >